DIETAS EXTREMAS: LA DIETA CETOGÉNICA

Nutricion

DIETAS EXTREMAS: LA DIETA CETOGÉNICA

La dieta cetogénica promete resultados rápidos en la pérdida de peso, entre otras cosas porque es una forma extrema de nutrición que implica la reducción drástica de carbohidratos. Pero, ¿es realmente adecuado para la vida cotidiana? La idea básica es simple: al recibir una pequeña cantidad de carbohidratos, el cuerpo puede obtener una cantidad mínima de energía de la glucosa que no es suficiente para su sustento. Por lo tanto, debe usar las grasas como una fuente alternativa, poniendo en marcha la llamada cetosis. Por lo tanto, este proceso parece ser particularmente efectivo para quemar grasa. El organismo está al mismo tiempo en condiciones (igual no las ideales) para desarrollar músculos y reducir la masa grasa.

¿Qué es exactamente la dieta cetogénica?
Es un tipo de dieta que implica extraer alrededor del 75% de las calorías diarias de la grasa, dependiendo de las necesidades individuales, el porcentaje puede variar del 60 al 90%. Las proteínas también juegan un papel importante, mientras que los carbohidratos constituyen una fracción mínima del requerimiento calórico diario y son absorbidos en gran medida por las verduras.

¿Qué alimentos están permitidos en la dieta cetogénica?
Muchos piensan que no pueden comer casi nada, pero no es así. De hecho, todos los alimentos que contienen grasas y proteínas se pueden consumir. Dado que el cuerpo aprende lentamente a usar las grasas como fuente de energía, las salchichas a la parrilla o la fondue de queso ya no son tabú.
La calidad de los productos tiene la máxima prioridad. Buenas fuentes de grasa son las frutas secas, semillas, huevos, queso y pescado graso, así como aceites vegetales como el de oliva o lino. El aceite de coco es una fuente ideal de grasa vegetal. Antes del entrenamiento, los triglicéridos contenidos, proporcionan a los músculos energía y fuerza disponibles de inmediato.
Las buenas fuentes de proteínas pueden tener diferentes orígenes, además de los clásicos como el pollo y el pescado, los productos lácteos bajos en carbohidratos también están permitidos en la dieta ceto. Los veganos pueden optar por fuentes de proteínas vegetales , como tofu, seitán, tempeh.

¿Cuáles son las verduras más recomendados en una dieta cetogénica?
Los que siguen una dieta cetogénica no deben temer a los carbohidratos vegetales. Las verduras y las frutas en general son muy importantes en cualquier dieta, no solo por las vitaminas y minerales que contienen, sino también porque los antioxidantes presentes capturan los radicales libres que se generan por la descomposición de las grasas y las proteínas. Esto juega un papel importante en la salud, no solo para aquellos que siguen este tipo de dieta. Dicho esto, existen variedades de verduras particularmente adecuadas: el repollo que es muy versátil por ejemplo. Las zanahorias, pepinos, ensaladas, champiñones, espárragos y judías verdes tienen nutrientes importantes para la nutrición cetogénica. Sin olvidar el aguacate que proporciona grasas de alta calidad. Por supuesto, hay muchos otros.

¿Qué verdura se debe evitar por completo?
Sería mejor no consumir tomates, maíz dulce, cebolla, pimientos rojos. Los garbanzos, frijoles y guisantes, que contienen muchos carbohidratos, tampoco son ideales.

¿A quién se le puede recomendar esta dieta?
Aquellos que quieren perder peso y están abiertos a nuevas experiencias. en la alimentación. La actitud mental juega un papel decisivo. Tienes que estar dispuesto a prescindir de la pasta, el pan, las patatas y similares, y al principio es difícil, pero pronto se notan los beneficios y el deseo de carbohidratos se va desvaneciendo.

Los productos lácteos y la mayoría de las variedades de carne y pescado son altamente acidificantes. ¿La dieta cetogénica tiene alguna contraindicación al respecto?
Algunos argumentan que no es saludable a la larga ya que la asimilación de grasas y proteínas causa la formación masiva de subproductos ácidos. Comer muchas verduras equilibra este fenómeno. Por cierto, a menudo se dice que la dieta ceto tiene un efecto negativo en los niveles de colesterol, pero también en este caso hay estudios que han demostrado lo contrario: este tipo de dieta podría reducir significativamente el colesterol malo LDL, mientras que los buenos niveles de colesterol HDL aumentarían significativamente. Como siempre hay teorías diversas y esto se debe a que nunca hay reglas.

Perplejidades
La dieta cetogénica es un método bastante extremo y su aplicación no puede definirse deontológicamente correcta; sin embargo, como muestran muchos médicos, a veces es necesario actuar rápidamente sobre la obesidad para salvaguardar la salud del paciente crítico. Hay que dejar la responsabilidad a los médicos de evaluar y aplicar dicha dieta según los casos. La dieta cetogénica a largo plazo puede favorecer la manifestación de:

  • Síndrome llamado “gripe cetogénica”, o una molestia generalizada causada por un desequilibrio metabólico que el cuerpo aún no ha compensado por completo.
  • Cambios de humor y astenia por actividad física.
  • Acidosis
  • Fatiga hepática (aunque no siempre se puede medir en sujetos sanos)
  • Fatiga renal (aunque no siempre se puede medir en sujetos sanos)
  • Tendencia a la deshidratación sistémica
  • Varios tipos de dolencias, como hipoglucemia y presión arterial baja.
  • Hipovitaminosis, deficiencia de fibra salina y dietetica
  • El agotamiento del tejido muscular.

La dieta cetogénica no deberñia practicarse durante mucho tiempo y, si decides emprenderla, debe recordarse que es necesario alternar períodos de cetogénesis con días de recuperación de las reservas de glucogeno. Se calcula que el cuerpo, especialmente el tejido nervioso, necesita aproximadamente 180 g / día de carbohidratos para funcionar de manera efectiva y eficiente (aunque 50-100 gramos deberían prevenir la cetoacidosis), pero esto también significa que seguir la dieta cetogénica dificilmente lleva a una forma psicofísica óptima.

Conclusiones
La dieta cetogénica es una dieta seguramente diferente y muy especial. Considerando las dietas y hábitos alimentarios comunes resultaría una dieta desequilibrada, que necesita de un control constante por un médico especialista (a través del análisis de cuerpos cetónicos, por ejemplo, probando el pH de la urina). Hay que considerar varios aspectos antes de empezar tal dieta, como el tipo físico de pertenencia (aquí el articulo relacionado: https://www.wonderfulife.net/wordpress/?p=5724 ), el tipo de objetivo, los hábitos y el historial de la persona, el estado general de salud, el tipo de actividad física o deportiva que se realiza, entre otros…

Back To Top