CREENCIAS LIMITANTES Y POTENCIADORAS

Salud emocional

CREENCIAS LIMITANTES Y POTENCIADORAS

¿Qué es una creencias? Es aquel sentido de certeza que tenemos con respecto a una determinada cosa. Las creencias crean mapas mentales que nos guían hacia nuestros objetivos y que nos dan la fuerza de emprender acciones. A menudo no somos conscientes de las creencias que nos limitan y no hacen perder oportunidades.

Factores que determinan nuestras creencias:
1) Entorno
Solo es una elección “creer” que tú eres el producto del entorno en que vives. Los grandes personajes siempre han decidido que el entorno en que vivían no determinaría quienes eran y en que creer.
2) Eventos
Cada evento influye en nuestra vida profundamente y forma creencias inconscientes que moldean nuestra visión del mundo.
3) Conocimiento
Aplicar el conocimiento es una herramienta para abatir el muro de las creencias limitantes. Rodéate de personas que saben más que tú. Toma ejemplo de personas excelentes en su ámbito, aprende de sus experiencias.
4) Resultados pasados
Todos tenemos la tendencia en crearnos nuestras creencias basándonos en los resultados, éxitos o fracasos del pasado.

Nuestros pensamientos crean nuestra realidad. Nuestros pensamientos están formados por nuestras creencias. Nuestras creencias pueden limitarnos y bloquear nuestro crecimiento o pueden expandirnos y llevarnos al desarrollo y la realización personal. Las creencias determinan nuestro estado de ánimo, nuestras expectativas y nuestros comportamientos. ¿Puede existir realmente una creencia correcta o una creencia incorrecta? En “realidad” no. En el sentido que una creencia solo es una creencia y la realidad individual de cada uno gira entorno a esa creencia. La realidad absoluta en el mundo material no existe, la realidad individual existe según la propia convicción. También hay creencias colectivas que refuerzan el concepto de realidad y son más o menos fuertes según la cantidad de personas que fortalecen esa creencia.
Las creencias son como HISTORIAS que nos contamos, cuanto sea “verdadero” y cuanto “ilusión” y cuál es la distancia entre realidad e ilusión, a partir del dualismo en que se basa este mundo. Según la física cuántica, la realidad visible es ilusión y no hay distancia entre ellos.

Desde que nacimos y luego crecemos, hemos asimilado millones de informaciones que provienen del exterior, de la familia, de la escuela, de la sociedad, de las amistades, etc., y a través de nuestra información personal damos forma a nuestra realidad individual. Una realidad “nuestra”, exclusiva, con la que nos vemos, sentimos y nos percibimos a nosotros mismos, a los demás, a las cosas, a los acontecimientos y al mundo.

Una creencia limitante es un concepto que nos inspira con un mensaje negativo:
– Hay crisis y es un mal momento para la economía
– No puedo aprender inglés bien
– Tengo un metabolismo lento y engordo lo que como
– No tengo suerte en el amor y no tengo éxito con las/los mujeres/hombres
– Soy flojo y no me gusta ir al gimnasio
– Con todos los compromisos y deberes que tengo, no encuentro el tiempo
para dedicarme a mí mismo

Una creencia potenciadora es un concepto que nos inspira con un mensaje positivo:
– En este momento particular también es posible encontrar excelentes
oportunidades de ingresos
– Si lo deseo soy capaz de aprender el idioma inglés
– Puedo reactivar mi metabolismo fácilmente y obtener el peso saludable
que quiero
– Puedo ser interesante y sé como atraer a las/los mujeres/hombres
– El movimiento físico hace bien, seguramente en el gimnasio
habrán actividades divertidas
– Sé cómo manejar mi tiempo y recortar espacios para mí

Sabemos que muchas personas viven sus creencias limitantes, dándoles el peso de ser su realidad personal que viven como realidad absoluta, lo que resulta en dolor, sufrimiento, inmovilidad de sus situaciones y, a veces, dolencias físicas. Dado que nuestras creencias crean nuestra realidad, también sucede que una creencia potenciadora nos permite evolucionar y ampliar nuestra percepción de nosotros mismos, de los demás, de las cosas y del mundo. Nos puede abrir a más oportunidades y alternativas. Por lo tanto, podemos aumentar nuestros recursos y, por lo tanto, permitir que nuestras habilidades se desarrollen y evolucionen.
La “creencia” en sí no existe físicamente en el mundo real, pero al creer en ella, le damos vida propia, la concretamos en nuestra mente, la transformamos en energía, acciones, hechos y, por lo tanto, en realidad (resultado visible). Nuestras creencias determinan todas esas cosas que aceptamos o rechazamos, las cosas que podemos hacer o no podemos hacer.
Una creencia nos inspira la información sensorial corporal y, por lo tanto, las sub-modalidades sensoriales, imágenes, sonidos, sensaciones, olores, sabores, incluso si no somos conscientes de ello.

Una creencia limitante generalmente puede tener sensaciones desagradables e improductivas para nosotros, mientras que una creencia de empoderamiento generalmente inspira sensaciones agradables y productivas. Si hasta ahora creías que era “demasiado difícil” cambiar tus creencias, ahora detente por unos momentos. Trata de pensar cómo será su vida cuando haya podido CREER que puedes cambiar tus creencias, especialmente las creencias que te detuvieron hasta hoy. Tan pronto como CREAS que puedes cambiar tus creencias, comenzarás a cambiar tus creencias con FACILIDAD. Ahora intenta avanzar en el tiempo, usa tu imaginación. En un mes, o en un año o en 2 años, estás experimentando el resultado que deseas lograr.
¿Qué cosas hiciste para llegar a ese resultado?
¿Qué cosas dejaste de hacer para llegar a ese resultado?
¿Cuáles fueron tus acciones?
¿Cuándo comenzaste a “creer” que puedes cambiar tus creencias?
¿Cuándo comenzaste a cambiar tus creencias sobre ti mismo?
¿Cómo comenzaste a cambiar tus creencias?
¿Cuáles fueron las CONVICCIONES que te llevaron al resultado deseado?
¿Qué ha sucedido desde que decidiste cambiar tus creencias?

Ahora permite que tu mente inconsciente haga todos los cambios necesarios para que pueda cambiar tus creencias transformándolas de creencias que hasta ahora te han “limitado” a creencias de empoderamiento que de ahora en adelante pueden permitirte alcanzar tus metas y expandir tu vida. Ahora reemplaza tus creencias limitantes e inútiles con tus nuevas creencias útiles y potenciadoras. También puedes usar un cuaderno para tus ejercicios, dibujar una línea vertical central en la hoja y dividir la página en dos. En la columna izquierda puedes escribir las creencias limitantes que tienes, por ejemplo, y en la columna derecha las nuevas creencias productivas.
Ser consciente es el primer paso… El cambio siempre es más fácil de lo que “crees”. Recuerda, las creencias son elecciones. Elige sabiamente.

Back To Top