BENEFICIOS DEL EJERCICIO AL AIRE LIBRE

Entrenamiento

BENEFICIOS DEL EJERCICIO AL AIRE LIBRE

Personalmente soy un amante de la naturaleza y entrenar en espacios grandes y hermosos me ayuda mucho a conectar conmigo mismo, a sentirme más. He notado que cuando enseño o práctico Vinyasa Yoga o cuando entreno con mi TRX en el medio de la naturaleza, me siento más fuerte y centrado, mi rendimiento físico es más eficiente, soy más flexible, mas equilibrado.

Realizar ejercicio al aire libre tiene múltiples beneficios, sobre todo en un lugar como la isla de Formentera. Entrenar durante unos 30 minutos al día al aire libre, en presencia del sol y en contacto con la naturaleza, aumenta tus niveles de energía, te revitaliza y reduce el estrés. Un porcentaje muy elevado de la población que vive en las ciudades tiene deficiencias en vitamina D, factor asociado a un incremento del riesgo de varias enfermedades, como diabetes y cáncer. La vitamina D que sintetizamos a partir de la exposición del sol en una sesión de ejercicio al aire libre tiene grandes beneficios sobre la salud de los huesos, músculos y la función metabolica, así como en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Además, se trata de un tratamiento frecuente para la depresión y otros problemas del estado anímico. En primavera y verano, exponerse unos 10 minutos al día al sol sería necesario para cumplir los requerimientos mínimos de vitamina D. Asimismo, la exposición durante el día puede ayudar a dormir mejor, mejorar la función inmunológica e incrementar la producción de las “hormonas de la felicidad”. Sin embargo, debemos tener precauciones y no exagerar cuando el ejercicio se realiza en épocas de mucho calor, evitando la exposición directa al sol.

El entrenamiento al aire libre consigue eliminar la ansiedad que puede derivar de lugares cerrados o llenos gente; haciendo ejercicio en lugares de gran espacio y posiblemente en un entorno que ya conoces, agradable y que puede transmitirte más tranquilidad te sentirás cómodo y tu rendimiento psico-físico traerá beneficios.
El entrenamiento al aire libre ofrece un estímulo mental que otros tipos de ejercicio no consiguen. Al estar entrenando en casa o en el gym, siempre estarás rodeado por los mismos estímulos sensoriales; entrenar al aire libre significa cambiando constantemente de escenario, lo cual ayudará a estimular tu cerebro gracias a una mayor elaboración de informaciones. Piensa solo en los colores que te rodean durante un atardecer, en la playa, o los olores y sensaciones que puedes experimentar si vas a hacer ejercicio en el bosque. Entrenar al aire libre puede aumentar tu vitalidad y autoestima. El disfrute que se puede llegar a sentir con los entrenamientos al aire libre puede conseguir que aumente la adherencia del participante al ejercicio físico. Estudios demuestran que se suele hacer ejercicio al aire libre durante más tiempo o en mayor cantidad que en lugares cerrados.
Franz Personal Trainer

Las personas tienen menores niveles de cortisol (hormona del estrés) después de entrenar al aire libre que entrenando en lugares cerrados, unos mayores niveles de dopamina, serotonina y endorfinas (hormonas de la felicidad) gracias a la acción combinada del ejercicio y la exposición al sol.
Hacer ejercicio en épocas de frío al aire libre aumenta más el gasto energético que realizándolo en un espacio cerrado a temperaturas más agradables. Los entrenamientos resultan ser más creativos y variados. La novedad y la variedad en los ejercicios por consecuencia ayuda a aumentar la motivación de los participantes.
Dado que este tipo de entrenamientos se realizan en lugares tranquilos y rodeados por la naturaleza, suelen ser sitios también recomendables para los niños. Esto puede ayudar a los padres a seguir entrenando sin dejar de atender y cuidar a sus niños y, además, estarán favoreciendo que sus hijos vivan y aprendan hábitos saludables.

Estudios estiman que en los ambientes cerrados la polución puede llegar a ser más de dos veces superior que en los ambientes abiertos. Entrenando al aire libre en un espacio natural y alejado del tráfico y la congestión de la ciudad se respira un aire más limpio y con menos contaminación. La exposición prolongada a espacios verdes puede también mejorar la salud mental así como aumentar la longevidad a partir de la salud cardiovascular.
Cuando el contacto con la naturaleza es mínimo, pueden presentarse ciertas condiciones patológicas. El ejercicio al aire libre facilita ese contacto que todos necesitamos y al mismo tiempo nos ayuda a estar en forma.

Back To Top