“Cuanto más debil es el cuerpo, más ordena; cuanto más fuerte, más obedece” J.J. Rousseau

¿En qué consiste?
El Método Mézières utiliza una serie de técnicas manuales, posturas y estiramientos para conseguir rearmonizar el sistema muscular y recuperar la funcionalidad. Consiste en la alineación de las líneas de tensión que afectan a los grandes grupos musculares. Cuando los músculos se vuelven demasiado tensos, se acortan y pierden su elasticidad, provocando dolor y distorsiones corporales. Pero los músculos no trabajan de manera aislada, sino dentro de cadenas musculares. De ahí la importancia de un tratamiento global.

En la primera sesión, el fisioterapeuta hará un análisis de tu postura para determinar cuál es tu patrón postural y cómo puede afectar a tu respiración, rendimiento deportivo o calidad de vida. Luego programará una serie de sesiones que te ayuden a eliminar tu dolor lo antes posible y a aproximarte a la postura ideal, equilibrada, para conseguir resultados perdurables.

A medida que se aplica a los pacientes cierta tensión postural en zonas concretas, estos compensan sus molestias “escapando del dolor” Es decir, se aprecian alteraciones o deformidades en otros segmentos corporales, alejados de la zona del tratamiento. La organización del sistema muscular de hecho es una organización encadenada. Una red de músculos, tendones, aponeurosis y fascias entrelazadas que forman las llamadas cadenas musculares.

En muchas ocasiones el dolor se presenta lejos del lugar de origen. En este sentido, el concepto de cadenas musculares juega un papel de vital importancia en el tratamiento. Un ejemplo práctico: Imagina que subiendo un escalón pisas mal, te tuerces el tobillo, provocándote un esguince . Piensas que se curará solo y quizás en unos días te dejará de doler, pero aun así sientes una pequeña limitación en la pisada. A cada paso, tu cuerpo genera compensaciones para evitar el dolor. Si esa alteración de tu pisada durante la marcha no se corrige, con el tiempo se te podrían presentar molestias en otras zonas alejadas del pie, como la cadera o la columna vertebral.

En el Método Mézières, el objetivo de recuperación será eliminar el dolor y recuperar la funcionalidad a través de la corrección de la pisada y la marcha mediante un tratamiento global donde intervendrán el pie, pero también la rodilla, la pelvis y puede que hasta las cervicales.

¿Qué produce la alteración de las cadenas musculares?
Las compensaciones o alteraciones de las cadenas musculares se producen por múltiples factores. En ocasiones son consecuencia de anomalías óseas que se presentan en una edad temprana del crecimiento y generan alteraciones. Estas se consideran afecciones estructurales como por ejemplo la escoliosis o el pie plano. En estos casos, los músculos reaccionan adaptándose al esqueleto óseo. Siempre hay soluciones para disminuir las molestias y mejorar la calidad de vida. En otros muchos casos, las malas posturas, el sedentarismo o el abuso de práctica deportiva con mala ejecución de la misma (Body Building, Cross Fit entre otros…) pueden producir alteraciones que desencadenan dolor y lesionan al paciente.

¿Para quién es?
Este método es para todos y ayuda de una manera perdurable, evitando recaídas y dolores derivados de la lesión. La respuesta del paciente es gradual, pero muy beneficiosa. Elimina la tensión muscular y rectifica los desequilibrios corporales. Es como desenredar una cuerda torcida. Aunque el tratamiento es agradable y liberador de manera inmediata, conseguir el resultado deseado lleva tiempo y dedicación.

Fuente: https://nhoabalado.com/metodo-mezieres/