Pasamos mucho tiempo frente al ordenador, sentados en incómodas sillas en posturas incorrectas y, al final del día, nuestra espalda sufre las consecuencias. En muchas ocasiones evitamos hacer ejercicio por miedo a sufrir más dolor. Pero en la mayoría de los casos esto es un error ya que el  ejercicio, siempre que nuestro médico no nos indique lo contrario, es beneficioso para la salud de nuestra espalda.  Por ello es importante fortalecer la musculatura de nuestra columna. En este sentido, existen diversas actividades físicas que nos pueden ayudar a aliviar y prevenir el dolor de espalda, como adoptar una buena higiene postural, realizar natación, voleibol o Pilates, entre otros.   El método Pilates  El método Pilates, o simplemente Pilates, es un sistema de entrenamiento tanto físico como mental creado a principios del siglo XX. Joseph Hubertus Pilates lo ideó basándose en el conocimiento que tenía de diversas especialidades como la gimnasia, la traumatología y el yoga.  Los ejercicios del Pilates van dirigidos a mejorar la articulación de nuestra espalda y la extensión de la columna. Así, ayuda a aliviar el dolor de espalda, incluso cuando éste viene producido por patologías. Si este fuera nuestro caso, siempre deberíamos consultar con un especialista la conveniencia de realizar Pilates antes de realizarlo por nuestra cuenta. Estilos de Pilates Aunque hoy en día existen múltiples disciplinas de Pilates, todas ellas se pueden agrupar en dos grupos fundamentales: 
• Pilates en el suelo, sobre una colchoneta.
• Pilates con máquinas, especialmente diseñadas para tal efecto.  No obstante, los principios que rigen ambas disciplinas son idénticos y la realización de muchos de los ejercicios es muy similar tanto con máquinas como sin ellas. Deberás, por tanto, consultar con un especialista que tipo de disciplina se adecua a tus necesidades.   

Bases del Pilates
Tanto para el estilo con máquinas, como el que se realiza sobre el suelo, existen unos principios fundamentales que deben estar siempre presentes: 
• Alineamiento
• Centralización• Concentración• Control• Precisión• Fluidez• Respiración
De este modo:
• Fortalecemos nuestra espalda• Prevenimos el dolor lumbar • Y, lo que es más importante, aprendemos una buena higiene postural.

La respiración
Otra de las partes fundamentales del método Pilates es la respiración. Ésta debe ir acompasada con los movimientos del cuerpo, siempre respirando por la nariz. 
Este equilibrio entre respiración  y movimiento nos ayudará a concentrarnos, lo cual es fundamental para la correcta práctica del Pilates y el aprovechamiento de sus múltiples beneficios. 

Beneficios del Pilates 
Para prevenir el dolor de espalda es recomendable realizar los ejercicios de Pilates entre 3 y 4 veces por semana, durante unos 15 minutos diarios. Si lo realizamos de forma rutinaria, nos aportará los siguientes beneficios: 
• Mejora la tonificación muscular• Ayuda a quemar calorías• Aumenta los niveles de energía• Mejora el humor y la autoestima• Fortalece el sistema inmunológico• Mejora la flexibilidad y la movilidad muscular• Ayuda a prevenir dolores musculares y lesiones• Corrige las malas posturas corporales• Ayuda a aliviar o a prevenir los dolores de espalda
Así que ya sabes, anímate a probar esta disciplina tan de moda y que tantos beneficios aporta  tanto para el cuerpo como para la mente.
Y recuerda: como decía Joseph Hubertus Pilates: “Si tiene la espalda rígida a los 30, ya es un anciano. Si la tiene totalmente flexible a los 60, todavía es joven”.

Fuente: http://www.tuespaldasana.com/bienestar/-pilates-y-dolor-de-espalda-