¿Porqué es tan importante la hidratación? Nuestro cuerpo depende del agua para sobrevivir. Cada célula, tejido y órgano necesitan de agua para funcionar correctamente. Por ejemplo, el cuerpo utiliza el agua para mantener su temperatura, eliminar los desechos, lubricar las articulaciones. Una hidratación adecuada del organismo es un requisito básico para la salud.

El agua permite reacciones químicas vitales del organismo y mantiene las funciones corporales. El agua es el componente principal del cuerpo humano: normalmente representa el 60% del peso corporal en hombres adultos, y es ligeramente inferior, un 50-55%, en mujeres debido a su proporción más alta de grasa corporal. El cerebro y los músculos están aproximadamente hechos por un 75% de agua, la sangre y los riñones un 80%, el hígado un 70%, los huesos un 22% y el tejido adiposo un 20%.

La cantidad de agua total del cuerpo y el equilibrio entre la ingesta y la pérdida de agua están controlados homeostáticamente mediante mecanismos que modifican las vías de excreción y estimulan el consumo (sed).

El cuerpo necesita agua para sobrevivir y funcionar correctamente. Los humanos sólo podemos sobrevivir unos días sin beber agua, dependiendo del clima, los niveles de actividad y otros factores, mientras que se puede sobrevivir sin otros nutrientes durante semanas o meses. El agua es vida, ningún otro nutriente es tan esencial y necesario en cantidades tan elevadas.

La hidratación es el pilar fundamental de las funciones fisiológicas más básicas. A continuación algunos de los beneficios más importantes de la hidratación:

  • Cerebro
    Una adecuada hidratación facilita la oxigenación de las células cerebrales y hace mantener al cerebro en alerta.
  • Células
    La hidratación del cuerpo es importante para transportar hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales, así como oxígeno, a las células. De esta forma, las células son capaces de producir la energía necesaria para un buen funcionamiento del cuerpo. Además, la hidratación facilita la eliminación de residuos o sustancia de deshecho de las células producidas en los procesos metabólicos, permitiendo una función química celular adecuada.
  • Tracto digestivo
    El agua es fundamental en la digestión de los alimentos y absorción de nutriente mediante su solución. Esto facilita el paso de nutrientes a sangre y posterior distribución a las células. La deshidratación ralentiza el transito intestinal favoreciendo así el estreñimiento.
  • Corazón
    Los líquidos son importantes para el funcionamiento del corazón y una buena regulación del balance de agua es esencial para mantener la tensión arterial dentro de unos límites saludables.
  • Riñones
    Una buena hidratación mejora el funcionamiento de los riñones como eliminadores de residuos a través de la orina. Además el riñon controla el nivel hídrico corporal, de sodio y otros electrolitos regulando el flujo de orina.
  • Músculos y articulaciones
    El agua actúa como un lubrificante para los músculos y las articulaciones: ayuda a proteger a las articulaciones y a que los músculos funcionen correctamente. Entre un 70 y un 75% del músculo está compuesto de agua. El mantenimiento de un balance adecuado de agua es esencial para un funcionamiento óptimo de los músculos y un buen rendimiento físico.
  • Piel
    Una adecuada hidratación ayuda a humedecer los tejidos del cuerpo y a preservar la elasticidad, suavidad y color de la piel.
  • Temperatura
    El agua corporal juega un papel importante como termorregulador, regulando la temperatura global del cuerpo mediante la disipación del calor. Si el cuerpo se calienta demasiado, pierde agua a través del sudor y la evaporación de éste en la superficie de la piel disipa el calor del cuerpo. El sudor es la forma más efectiva de prevenir el sobrecalentamiento del cuerpo.

Se recomienda consumir unos 2 litros de agua al día, incluyendo los alimentos ricos en agua como verduras y fruta.

Fuente: http://jennhealthgroup.com/la-importancia-de-la-hidratacion/